Realizar un renovado de baldosas sin obra es posible gracias a la utilización de materiales adecuados y un trabajo meticuloso sobre la antigua instalación de embaldosado existente.

Entramos en esta cocina y nos encontramos con unas baldosas con un diseño anticuado que el cliente quería renovar. Para esto, no se había contemplado la opción de realizar la obra que supone desmontar las baldosas de la pared, así que decidimos con el cliente la mejor solución: realizar un trabajo de pintura que actualice la decoración de la habitación con la menor obra posible.

En primer lugar decidimos con el cliente el color y tipo de pintura con el que daríamos a la cocina un diseño moderno, limpio y más adecuado al uso que tiene esta estancia. Dentro de las posibilidades que ofrece la pintura especifica para baldosas, nos decidimos por utilizar un color blanco mate con el que aplicando un par de capas pudiésemos disimular el anterior color de las baldosas.

 

Tras desmontar algunos de los muebles y tapar cuidadosamente radiadores y apliques fijos de la pared, pasamos a limpiar las paredes dónde íbamos a aplicar la pintura para evitar que cualquier residuo de suciedad pueda quedar cubierto generando imperfecciones tras el secado de la pintura.

 

Y tras 3 manos dejando secar entre ellas unas 24 horas , conseguimos este maravilloso cambio !!

 

 

 

Pin It on Pinterest